jueves, 2 de junio de 2016



ENSIMISMADA
 
en una vorágine de recuerdos 
en el inclemente insomnio 
de la carne 
ella se levanta 
en busca de la compañía de las bestias 
del condominio vecino. 
El Labrador cual celador de sus días fértiles 
la sigue y merodea su vulva ávido de penetrar 
su carnalidad hasta el infinito. 
Perra flagelante perra hermosa 
hocico rebosante de cuchillos 
locuaz al amanecer 
taciturna cuando deja caer 
en el césped la tersa cascabel y los perros huelen 
su música de castañuelas 
y de pan cocido a fuego lento. 

Perra hermosa 
perra de la camada silvestre 
sus luciérnagas la guían en las tinieblas 
hasta que ríe de sus orgasmos a la vera del camino. 
Ella vive en las provincias del sur 
y en el lomo lleva la marca 
de todos los que la han amado por un instante. 
Con entusiasmo traduce en pequeños símbolos 
el significado mestizo 
de la escritura monacal 
de su juventud. 
Perra hermosa perra citadina 
el torso inclinado sobre el corazón 
intensifica el suspiro visceral de la esperma 
que se agita con el pasar del rayo 
y la sinuosa noche acurrucada bajo un árbol 
espera el desplome del último aullido. ©



No hay comentarios:

Publicar un comentario