miércoles, 29 de junio de 2016


EN LA REPÚBLICA DE CHILE
algunas calles son como vaho
en capas de miedo
donde el crepúsculo
no cesa
de sangrar
sus uvas rojas.
Quién caminará
a la fuente de agua sin límites
al corazón del paciente oído
de la misericordia.
Un abrazo en estos tiempos
de miseria
de niebla
y acantilado
que hace caer
a la república
en una autopista
larga y vertiginosa
que no podemos ahuyentar
con guijarros. ©





No hay comentarios:

Publicar un comentario