sábado, 16 de enero de 2016

BAJO LA FRONDA DEL BOSQUE
acaso yace el refugio
orientado al infinito
el ungüento
en forma de hojas
para los que estáis
cansados.
La morada
del Hijo
del Hombre
la libertad
amalgamada
en la cruz
a los pies
de su fruto legendario.
Sucumbirá mi alma
ante la majestad
de su sombra
o acaso es sólo
la ilusión de lo bello
bajo el solsticio de verano
lo que se expande
ante mis ojos. ©




No hay comentarios:

Publicar un comentario