sábado, 17 de octubre de 2015



HAY PALABRAS que no entran a las palabras
como el grillo al canto de los pájaros.

Es que volvemos a la misma sangre
y no podemos con ella lavar la angustia de hueso y sentido.

Quizás olvidamos la perspectiva eclesial
la devota conclusión de las campanas
en el extenso oído de la oruga.

Aquel valle enamorado de codornices
apacentando árboles y corderos a la sombra
del Altísimo. ©



No hay comentarios:

Publicar un comentario