lunes, 9 de marzo de 2015


ALGO SE DECÍA 
del testarudo enjambre 
de artefactos o del torrente de piedras 
o de aquellos nombres elaborados 
para cada cosa. 
Así yo desataba 
los cilindros a la intemperie 
la sombra y su gozo 
como oveja descarriada 
en el organigrama 
del deseo. ©




No hay comentarios:

Publicar un comentario