viernes, 6 de enero de 2017

Surge ante mí una pared
de aquellas que enmudecen el alma 
un muro donde puedo azotar mi adormecida cabeza 
hasta ver surgir de la sangre derramada
algún sueño que haya derribado otros muros.
Es que soy tortuga con caparazón fosforescente
en este acto de dibujar pequeños símbolos en el agua.
Breves mensajes antes que el oleaje
los disuelva.

Tal vez sea el recuerdo 
de mi padre junto a mi madre
lo que separa la lluvia de la oscuridad
cuando el verbo relampaguear
se consume cual leño en el fogón
y las sopaipillas como un sol
chisporrotean su fuego de espiga y harina
en esta historia donde arrecia el temporal
cuando evocar la infancia es volver
a la Isla del Tesoro
o a los cómics del Príncipe Valiente.

Afuera persiste la lluvia
que siempre es lluvia
tocando con su lengua de nube el arcoíris 
en las provincias del sur.  © 



lunes, 2 de enero de 2017

Grandes volúmenes 
de luz
desaparecen 
bajo la materia oscura 
(Heredad de los cuerpos
que anochecieron de espalda al sol)
Pero a ti te he visto parpadear
humana y frágil
pasajera de tu pie trashumante
con los símbolos
de tu corazón
aún en llamas. ©


viernes, 23 de diciembre de 2016


A veces existo
en la escena muda
de mi corazón   
orbitando sus laberintos
de suave plumaje rojo
mientras afuera la luz
enciende los sentidos
y las olas en lo alto parecen mezclarse
con el cielo azul.

Acaso he logrado mudar la piel 
vestir la palabra con la simultaneidad de imágenes
en el aire que rodea la tarde?
La visión es preciosa
quizás porque imaginariamente
tú estás aquí
frente al mar
ofrenda y pasión
ante mis ojos. ©






miércoles, 29 de junio de 2016


EN LA REPÚBLICA DE CHILE
algunas calles son como vaho
en capas de miedo
donde el crepúsculo
no cesa
de sangrar
sus uvas rojas.
Quién caminará
a la fuente de agua sin límites
al corazón del paciente oído
de la misericordia.
Un abrazo en estos tiempos
de miseria
de niebla
y acantilado
que hace caer
a la república
en una autopista
larga y vertiginosa
que no podemos ahuyentar
con guijarros. ©





domingo, 5 de junio de 2016


Entonces tú dices
"Puente"

y el Fiofío suave retoño oreja fecunda 
del fruto de la mañana aletea en el río hacia el norte sur 
donde hay que cerrar las imágenes dudosas. 
Cerrar el periscopio de las trampas 
llamar al abuelo y confesar la verdad 
en su lengua adolescente cuando Lota giraba en un mar 
encendido de grisú. ©






jueves, 2 de junio de 2016



ENSIMISMADA
 
en una vorágine de recuerdos 
en el inclemente insomnio 
de la carne 
ella se levanta 
en busca de la compañía de las bestias 
del condominio vecino. 
El Labrador cual celador de sus días fértiles 
la sigue y merodea su vulva ávido de penetrar 
su carnalidad hasta el infinito. 
Perra flagelante perra hermosa 
hocico rebosante de cuchillos 
locuaz al amanecer 
taciturna cuando deja caer 
en el césped la tersa cascabel y los perros huelen 
su música de castañuelas 
y de pan cocido a fuego lento. 

Perra hermosa 
perra de la camada silvestre 
sus luciérnagas la guían en las tinieblas 
hasta que ríe de sus orgasmos a la vera del camino. 
Ella vive en las provincias del sur 
y en el lomo lleva la marca 
de todos los que la han amado por un instante. 
Con entusiasmo traduce en pequeños símbolos 
el significado mestizo 
de la escritura monacal 
de su juventud. 
Perra hermosa perra citadina 
el torso inclinado sobre el corazón 
intensifica el suspiro visceral de la esperma 
que se agita con el pasar del rayo 
y la sinuosa noche acurrucada bajo un árbol 
espera el desplome del último aullido. ©



jueves, 4 de febrero de 2016



YACE LA SANGRE rota en mi corazón 
un río de hojas caducas corriendo por mis venas. 
Ahí está mi orgullo derrotado 
abarca mi cabeza absurda 
a la hora de rodar cuesta abajo. 
Pero no existe el suicidio en la pureza del yo 
aquel hilo rojo que zigzaguea en mi sangre 
-ese canal de ojos observando lo lleno del vaso- 
Y soy sábana y tú luna 
en la yugular de mi mente 
de carne y hueso. ©



viernes, 29 de enero de 2016

a Gonzalo Rojas

CONVERSAMOS
despacio
aquella tarde
en Chillán
todo
lo hablado
lo pusimos
en el aire.
Había que descuerar
todo
el relámpago
a la intemperie
y ambos
sabíamos
que éramos
dos hombres
esperando
en distintos andenes
el último tren
en la inmensidad
de la noche. ©


sábado, 16 de enero de 2016

BAJO LA FRONDA DEL BOSQUE
acaso yace el refugio
orientado al infinito
el ungüento
en forma de hojas
para los que estáis
cansados.
La morada
del Hijo
del Hombre
la libertad
amalgamada
en la cruz
a los pies
de su fruto legendario.
Sucumbirá mi alma
ante la majestad
de su sombra
o acaso es sólo
la ilusión de lo bello
bajo el solsticio de verano
lo que se expande
ante mis ojos. ©




jueves, 7 de enero de 2016

FUE en el territorio
menos esperado
en Maule
Lota y Coronel
en la cercanías.
Te olí
y eras bella
Tu lengua
trémula
lamía
mi pecho
y yo te sostenía
entre mis brazos
y tocaba
sin descanso
la sustancia
aceitosa
de tu cráneo
angelical. ©


viernes, 18 de diciembre de 2015

QUIÉN podría osar decir
qué es la poesía – Me lo preguntaba
bajo un cielo azul
en lo hondo
de la conciencia-
Ahí estaba
la misteriosa
dádiva
en la saliente
de la mollera
la lámpara
en el corazón
de un gran pez.
Entonces dije
heme aquí
amiga mía
dormilón
y fugitivo
en dirección
a tus periscopios
a tu árbol de lluvia
a tu mundo de semilla
a tu carne vegetal
a tu agua saltarina
en los
ventanales
del sur. ©





sábado, 17 de octubre de 2015



HAY PALABRAS que no entran a las palabras
como el grillo al canto de los pájaros.

Es que volvemos a la misma sangre
y no podemos con ella lavar la angustia de hueso y sentido.

Quizás olvidamos la perspectiva eclesial
la devota conclusión de las campanas
en el extenso oído de la oruga.

Aquel valle enamorado de codornices
apacentando árboles y corderos a la sombra
del Altísimo. ©



jueves, 21 de mayo de 2015


TE PROPONGO JUGAR
lejos de la alambrada
lejos de esa tristeza que nunca
parece apagarse de raíz.
Donde no existan artilugios de bocina
donde sólo el vaivén de la hierba nos acompañe
en aquella orgásmica guarida
de la sangre
como un sol. ©




lunes, 9 de marzo de 2015


ALGO SE DECÍA 
del testarudo enjambre 
de artefactos o del torrente de piedras 
o de aquellos nombres elaborados 
para cada cosa. 
Así yo desataba 
los cilindros a la intemperie 
la sombra y su gozo 
como oveja descarriada 
en el organigrama 
del deseo. ©




sábado, 2 de agosto de 2014

“VENIMOS DE LA OSCURIDAD” me decía el poeta cuando reunidos en la Radio y aún sumergidos en la luz de la tarde Charlábamos de poesía 
y del nuevo orden que se había tomado los caminos de este mundo. ©